Académicos piden no más multinacionales de alimentos procesados en las conferencias de la Sociedad Latinoamericana de Nutrición

Conflicto de Interés

Carta abierta

Dr Juan Rivera Dommarco
Presidente Entrante de la Sociedad Latinoamericana de Nutrición (SLAN)

Estimado Juan,

Muchas regiones del mundo atraviesan una epidemia de obesidad, diabetes y otras enfermedades crónicas no transmisibles relacionadas a dietas poco saludables. Es por lo tanto problemático que muchas de las corporaciones de la industria de alimentos y bebidas que contribuyen a tal problema sean a su vez patrocinadoras de conferencias sobre alimentación y nutrición, incluyendo la reunión de la Sociedad Latinoamericana de Nutrición (SLAN) en Punta Cana 2015. Estas mismas corporaciones contribuyen a destruir sistemas alimentarios y prácticas culinarias tradicionales, socavando la soberanía alimentaria y creando problemas ambientales.

La decisión de patrocinio por parte de estas corporaciones esta motivada por la necesidad de proteger sus intereses y de vincular su imagen de marca, cada vez más amenazada, con un mensaje de salud y bienestar. Existe una creciente sensación de indignación, y la demanda de muchos estudiantes, profesionales y científicos es proponer y promover un cambio. Es posible llevar a cabo reuniones científicas con la financiación de gobiernos y de fuentes independientes. Con el apoyo de todos podemos lograr que SLAN, con su nueva dirigencia, de un ejemplo para la región y siente un precedente en cuanto a políticas claras y éticas de patrocinio en sus eventos que eviten los conflictos de interés.

nestle2

III Congreso Nestlé “Temas Selectos en Nutrición Pediátrica” en julio 2014 con la participación de más de 7 mil profesionales de la salud. Foto: Regeneración

Los abajo firmantes (docentes, investigadores, profesionales y estudiantes del campo de la nutrición) se comprometen a apoyar a SLAN y a su nueva dirigencia para:

1. NO PERMITIR MÁS QUE SUS CONGRESOS SEAN PATROCINADOS POR CORPORACIONES DE ALIMENTOS Y BEBIDAS QUE FABRICAN PRODUCTOS QUE PONEN EN RIESGO LA SALUD DE LA POBLACIÓN Y DEL PLANETA.

2. ADOPTAR UN CÓDIGO DE CONFLICTO DE INTERESES Y LINEAMIENTOS EN RELACIÓN A LA ORGANIZACIÓN DE EVENTOS CIENTÍFICOS Y OTRAS ACTIVIDADES

3. PROMOVER LA ADOPCIÓN DE ESTE CÓDIGO POR ENTIDADES AFILIADAS EN LA REGIÓN.

Profesor Ricardo Uauy MD PhD, INTA
Instituto de Nutrición y Tecnología de Alimentos,Universidad de Chile, Santiago, Chile

Professor Carlos A. Monteiro, MD, PhD Department of Nutrition, School of Public Health University of Sao Paulo. Brasil

Enrique Jacoby, MD, MPH
Regional Advisor, Nutrition and Physical Activity Pan American Health Organization
Washington, D.C.

Wilma B. Freire PhD.
Profesora/Investigadora, Co-Directora
Instituto de Investigación en Salud y Nutrición, ISYN Universidad San Francisco de Quito, USFQ, Ecuador

Fabio S Gomes, PhD
President
World Public Health Nutrition Association, WPHNA Brasil

Cesar Victora, MD, PhD Professor Emérito
Universidade Federal de Pelotas Brasil

Chessa Lutter, PhD
Senior Advisor, Food and Nutrition
Pan American Health Organization/ World Health Organization Washington DC

Beatriz Champagne, PhD
Directora Ejecutiva, Fundación InterAmericana del Corazón Dallas, Texas

Manuel Peña, MD, PhD
Pan American Health Organization Former PAHO Representative Peru

Dr Joaquin Molina
PAHO WHO Representative Brazil

Dr. Paloma Cuchi
PAHO WHO Representative Brazil

Jean-Claude Moubarac, PhD TRANSNUT, department of Nutrition Université de Montréal, Canada

Iván Darío Escobar, MD
Presidente de la Fundación Colombiana de Obesidad (FUNCOBES) Bogotá, Colombia

María Rosa Curutchet M.Sc
Presidente de la Asociación Uruguaya de Nutricionistas (AUDYN)
Directora del Observatorio de Seguridad Alimentaria y Nutricional/Instituto Nacional de Alimentación (INDA),Uruguay

Simon Barquera, MD, MS, PhD. Director del Área de Investigación en Políticas y Programas de Nutrición, Presidente del Colegio de Profesores de Nutrición, Centro de Investigaciónen Nutrición y Salud, Instituto Nacional de Salud Pública. Mexico

Joaquin Barnoya, MD, MPH
Research Director, Cardiovascular Unit of Guatemala and Assistant Professor, Division of Public Health Sciences, Department of Surgery Washington University in St. Louis, Guatemala

Thiago Herick de As, MSc
Department of Nutrition, School of Public Health University of Sao Paulo. Brasil
Diana C Parra, PT, MPH, Ph.D. Washington University School of Medicine | Assistant Professor Program in Physical Therapy and Department of Surgery (Prevention) Scholar, Institute for Public Health, St. Louis, MO

Marion Nestle, PhD, MPH
Paulette Goddard Professor
Department of Nutrition, Food Studies, and Public Health New York University
USA

Prof. Roberto De Vogli
Associate Professor
School of Medicine, Department of Public Health Sciences University of California, Davis

Stefanie Vandevijvere, PhD
Senior Research Fellow
Global Health, Food Policy, Obesity and NCD prevention Department of Epidemiology and Biostatistics
School of Population Health
University of Auckland
New Zealand

Professor Gerard Hastings
The Institute for Social Marketing
University of Stirling, the Open University and L’École des Hautes Etudes en Santé Publique Scotland

Yoni Freedhoff, MD
Assistant Professor, Dept. of Family Medicine, University of Ottawa Medical Director, Bariatric Medical Institute
Canada

Ulf Ekelund, PhD
Professor
MRC Epidemiology Unit, University of Cambridge, UK and Norwegian School of Sport Sciences, Oslo,
Norway

Michele Simon, JD, MPH
President, Eat Drink Politics
Author, Appetite for Profit
Visiting Faculty, University of the Pacific, Food Studies Program

Jaime Miranda, PhD
Director CRONICAS Centre of Excellence in Chronic Diseases Universidad Peruana Cayetano Heredia
Peru

Alimentación infantil en el contexto de desastres naturales: la lactancia materna, la medida más importante

cultura pro-lactancia, Derechos de la infancia, salud pública

El huracán Patricia, a punto de entrar a la costa del Pacífico mexicano, es calificado como el más devastador de la historia en México. ¿Qué precauciones deben tenerse sobre la alimentación de menores de un año en circunstancia como esta? ¿Por qué la lactancia materna exclusiva puede salvar la vida de niños en estos contextos?

En casos de emergencia por desastres naturales, resulta fundamental fomentar el amamantamiento. El uso de fórmulas lácteas es particularmente peligroso ya que su preparación se dificulta en las condiciones en las que por lo general se encuentran los albergues o refugios: escasez de agua y condiciones inadecuadas de esterilidad. El uso de biberones no se recomienda pues resulta poco higiénico y pueden ser un foco de infección para los bebés.

Declaratorias-desastre-emergencia-para-1884625

El envío de víveres ya comenzó -afortunadamente- y el manejo de estos es también muy delicado. Especialmente, las fórmulas lácteas o leche en polvo no deben ser distribuidas de manera generalizada entre la población. Si hay menores de dos años viviendo en refugios temporales y requieren alimentación con fórmula, se recomienda que la preparación de los biberones se haga por personal de salud y que la toma de leche se haga de manera separada de las otras mujeres que están dando pecho, pues con frecuencia éstas pueden demandar la provisión de fórmula para sus hijos, desconociendo los enormes riesgos que eso implica.

En situaciones de desastre o emergencias, es posible que el estrés afecte temporalmente la producción de leche materna. En estos casos, se debe de insistir a las mujeres que intenten dar el pecho a sus hijos aun cuando la leche tarde en salir.

Cuando la lactancia se ha suspendido prematuramente, se debe promover la reintroducción de esta práctica (es decir, se recomienda que el bebé sea amamantado nuevamente). La relactancia o re-iniciación de producción de leche en las mujeres es especialmente importante en situaciones de emergencia o desastres en donde las condiciones sanitarias pueden ser precarias y el acceso al agua potable sea complicado. Las mujeres que decidan relactar necesitan, además, mensajes de motivación y de capacitación.

Evidentemente, el equipo de atención en emergencias (soldados incluidos) debe tener el entrenamiento adecuada para que puedan proteger, fomentar y apoyar la lactancia en estas circunstancias.

Los niños mayores de seis meses, habitualmente comen algún alimento o alimentos adicionales a la leche materna, sin embargo, en circunstancias de emergencia o en condiciones donde no se puede garantizar la inocuidad de los alimentos, es preferible seguir con la lactancia exclusiva.

La Secretaría de Salud y el DIF cuentan con el Manual Operativo Atención a la Población en Riesgo o Condición de Emergencia APCE creado en 2011. Esperemos que el personal que responda a esta emergencia esté listo para implementarlo.

Fuentes:

Andrew Seal, Anna Taylor, Lola Gostelow, Marie McGrath (2001) Review of Policies and Guidelines on Infant Feeding in Emergencies: Common Ground and Gaps. Disasters 25 (2), 136-148.

IFE, Alimentación de Niños Lactantes en Emergencias. Guía Operativa para Personal de Mitigación de Emergencias y Administradores/as del Programa. Febrero 2007.

Manual Operativo, Atención a la Población en Riesgo o Condición de Emergencia APCE creado en 2011. DIF-SSA

Organización Mundial de la Salud. Principios rectores para la alimentación del infante y niños pequeños durante emergencias (Guiding principles for feeding infants and young children during emergencias). Ginebra, 2004.

Mi madre, su cáncer de seno, nuestra historia de lactancia y alimentación

alimentación, cáncer de mama

por @yatzirizepeda de @proy_alimente

Los resultados del laboratorio decían: carcinoma ductal infiltrante sin patrón específico; grado histológico 3. Durante algunos segundos –esos en donde la vida se desdobla ante nuestros ojos- dudé del significado de esas palabras; luego acepté: mi madre tiene cáncer de seno.

Inmediatamente, vinieron a mi mente decenas de posibles procederes: “no le daremos quimioterapia a su edad”, “tendrá una dieta especial”, “mejor extirparle el pecho completo de una vez”, pensé. Luego, aparecieron las preguntas ¿por qué a ella? ¿qué hizo mal? ¿qué hubiera hecho diferente?

Mi madre dio a luz a su única hija a los 42 años. Nací por cesárea un viernes al medio día y mi mamá me vio por primera vez hasta el sábado en la tarde. Desafortunadamente, las prácticas hospitalarias de entonces (no muy diferentes a las de ahora), nos privaron de los enormes beneficios del amamantamiento durante la primera hora de vida y dificultaron, desde el principio, nuestro derecho a una lactancia exitosa.

Fue a finales de los 70s, años dorados de la fórmula infantil, cuando el pediatra le dijo a mi madre que probablemente su leche no era suficiente y le sugirió complementar mi alimentación con fórmula. Evidentemente, entre menos amamantaba, menos leche producía. En 1990, la OMS establecería la recomendación de alimentar a los bebés exclusivamente con leche materna al menos los primeros 6 meses de vida, que esta sea el alimento principal del bebe hasta el año y prolongarla hasta que la madre y el bebé lo deseen . Doce años antes, mi madre no tenía esta información y yo tenía 2 meses cuando me destetó.

Octubre es el mes internacional del cáncer de mama y es un buen momento para hablar sobre un factor de reducción de riesgo importante que rara vez escuchamos en las campañas en México: amamantar reduce el riesgo de cáncer de seno y mientras más prolongado sea el periodo de lactancia, mayor es la protección contra este cáncer. La ausencia o la corta duración de la lactancia materna contribuyen en gran medida a su incidencia[1].

beaFoto: Víctor Blanco

Hay varias razones por las que la lactancia prolongada protege la salud de los pechos: 1) la producción constante de leche limita la habilidad de las células mamarias de “portarse mal”; 2) la mayoría de las mujeres tiene menos periodos menstruales cuando está amamantando (más los 9 periodos menstruales que no tuvieron durante el embarazo), resultando en niveles menores de estrógeno, lo que reduce el riesgo; 3) muchas mujeres tienden a seguir estilos de vida más sanos mientras amamantan.

La decisión de tener hijos, de amamantarlos y la duración de la lactancia es muy personal y depende de la situación única de cada mujer. Otras decisiones que podemos tomar sobre nuestro estilo de vida y que pueden reducir en gran medida el riesgo de cáncer son: procurar una alimentación adecuada pues hábitos alimenticios pobres incrementan el riesgo de cáncer hasta en 30%, tanto como lo incrementa el consumo de tabaco[2], mantener un peso adecuado, hacer ejercicio regularmente y limitar el consumo de alcohol.

foodstofightcancerEntre los diversos componentes anti-cáncer que contienen frutas, verduras y plantas, los fitoquímicos son los más importantes. Estudios muestran que estos tienen una capacidad sorprendente de inhibir el crecimiento del cáncer y su consumo diario es vital en la prevención.

Hoy día, a sus 79 años, y de acuerdo con su oncólogo, mi madre está sólo bajo un tratamiento de supresión hormonal. Siguiendo las recomendaciones que nos ofrece la ciencia, las dos tenemos una dieta rica en alimentos basados en plantas que contienen fitoquímicos anticancerígenos y hemos reducido nuestro consumo de carne[3]. El tumor, extirpado hace más de un año, no ha vuelto a salir, y su hígado, sus huesos, sus pulmones y su cerebro (órganos vulnerables ante el cáncer de mama) están sanos.

El cáncer es una enfermedad multifactorial y si bien nunca sabré las razones exactas por las que mi madre la padece, entender cuáles son los principales factores de riesgo me ayudará a reducir las probabilidades de sufrir esta misteriosa enfermedad. Queda claro que ella no hizo nada mal; su motor siempre fue el amor. Ojalá que en aquellos años hubieran existido las condiciones necesarias y la información con la que contamos ahora para que ella hubiera tomado así sus decisiones sobre nuestro derecho a amamantar.

En México, el cáncer de mama es la principal causa de muerte por cáncer en mujeres mayores de 25 años. Tan importante es su detección precoz -pues mejora el pronóstico y la supervivencia, como hablar de prevención.

*Yatziri Zepeda es economista ambiental y socia fundadora de Proyecto AliMente

Artículo previamente publicado en El Financiero

[1] Collaborative Group on Hormonal Factors in Breast Cancer. Breast cancer and breastfeeding: collaborative reanalysis of individual data from 47 epidemiological studies in 30 countries. Lancet 2002; 360(9328):187-95

[2] American Institute for Cancer Research, World Cancer Research Fund. Food, nutrition, and the prevention of cancer: a global perspective. Washington, DC: American Institute for Cancer Research; 1997.

[3] Richard Béliveau, R., y Gingras, D. (2007) Role of nutrition in preventing cancer. Canadian Family Physician. Nov 2007; 53(11): 1905–1911.

[4] American Institute for Cancer Research, World Cancer Research Fund. Food, nutrition, and the prevention of cancer: a global perspective. Washington, DC: American Institute for Cancer Research; 1997.

Organizaciones de la sociedad civil reconocemos esfuerzos gubernamentales para revertir tendencia alarmante de lactancia y hacemos llamado urgente a la acción para cubrir vacíos

Código Internacional para la Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna, Política Pública
Los resultados de la evaluación para México 2015 en el marco de la Iniciativa Mundial sobre Tendencias de la Lactancia Materna muestran una mejoría:

El gobierno de México ha aprobado la Estrategia Nacional de Lactancia Materna y se encuentra desarrollando la Norma Oficial Mexicana para la Protección, Promoción y Apoyo a la Lactancia Materna.

Para cubrir los vacíos más importantes resulta fundamental la creación de un Comité Nacional de Lactancia Materna, así como la implementación adecuada del Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna.

lactanciamarcos
Fotografía: Marcos Arana
México, D.F. 7 de octubre, 2015. La Alianza por la Salud Alimentaria, la Red Internacional de Grupos pro Alimentación Infantil (IBFAN), Proyecto AliMente y el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, dieron a conocer los resultados de la evaluación para México en el marco de la Iniciativa Mundial sobre Tendencias de la Lactancia Materna 2015.

Mediante la utilización de 15 indicadores, dicha iniciativa es una herramienta que permite evaluar los avances nacionales hacia la implementación de la Estrategia Mundial para la Alimentación del Lactante y del Niño(a) Pequeño(a), mientras que permite a los países reconocer sus avances y valora los vacíos y oportunidades de mejorar la política y programas encaminados a proteger, promover y apoyar las prácticas óptimas de alimentación infantil.

La evaluación realizada para México en 2008 mediante esta herramienta fue un aviso anticipado de los preocupantes indicadores de lactancia materna que arrojarían la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (Ensanut) en 2012. En aquella ocasión, México ocupó el lugar 48 de 51 países evaluados.

wbti rank

Para la evaluación 2015, algunos de los avances más importantes son:

  1. La aprobación y próxima publicación de la Estrategia Nacional de Lactancia Materna, cuyo propósito es “ser guía rectora de acciones de protección, promoción y apoyo a la lactancia materna”. Los objetivos de la Estrategia son: 1) consolidar el marco normativo; 2) fortalecer las competencias institucionales; 3) impulsar la participación de la iniciativa privada en la promoción de lactarios; 4) asegurar el cumplimiento del Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna (El Código); 5) fomentar amamantamiento en la Cruzada Nacional contra el Hambre; y, 6) Proveer capacitación a todos los actores y sectores involucrados.

2. La Norma Oficial Mexicana para la Protección, Promoción y Apoyo a la Lactancia Materna, actualmente en desarrollo y a publicarse en 2016.

3. La creación de un grupo especial de trabajo de lactancia materna en el seno del Comité Nacional del Programa de Acción Arranque Parejo en la Vida, ante la ausencia de un Comité Nacional de Lactancia Materna.

4. La recuperación de las acciones para la designación y reevaluación de Hospitales Amigos del Niño(a), las cuales al ser abandonadas en 2007 provocaron una disminución importante en la práctica de la lactancia materna.

5. La consideración de la adecuada implementación del Código en la Estrategia.

6. Esfuerzos de capacitación para personal de salud tanto en unidades de primer como de segundo nivel.

7. Los materiales informativos se apegan a la normativa. Se han impulsado campañas locales de promoción, se han utilizado redes sociales para informar, educar y comunicarse. Las 32 entidades celebraron por primera vez la SMLM y los eventos se coordinaron de manera interinstitucional.

A pesar de estos avances, durante la evaluación, se identificaron ciertos vacíos, los cuales dificultarían moverse hacia los objetivos de la Estrategia Mundial para la Alimentación del Lactante y del Niño(a) Pequeño(a).

A continuación, se presentan las recomendaciones más importantes para abordar esos vacíos:

  1. La creación de un Comité Nacional de Lactancia Materna específico que se reúna periódicamente, que tenga una agenda definida, que cuente con instrumentos de monitoreo para dar seguimiento a los acuerdos y a los resultados, que vigile el cumplimiento de la normatividad, que priorice mejoras regulatorias necesarias, que comunique de manera transparente los avances a todos los actores y que cuente con la participación explícita (voz y voto) de las organizaciones de la sociedad civil (OSC), la academia y grupos que velen por el interés público y no por el privado. Idealmente, el Comité sería liderado por un coordinador único que asegure la articulación de todos los esfuerzos intersectoriales y entre programas.

2. La adecuada implementación del Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Lecha Materna:

  • Hacer cumplir la normatividad existente.
  • Eliminar toda posibilidad de autorregulación o de “Acuerdos” voluntarios con la industria para el cumplimiento del Código.
  • Incluir en la regulación todos los artículos del Código y las resoluciones que, posteriormente, han sido adoptadas por la Asamblea Mundial de la Salud.
  • Establecer un mecanismo sostenido de monitoreo y de denuncia de violaciones ante las autoridades correspondientes, con la participación de organizaciones de la sociedad civil, la academia y otros grupos preocupados por el bien público.
  • Amplia difusión y comprensión del espíritu y contenido del Código, por lo que es una responsabilidad de las autoridades difundirlo con un lenguaje simple y comprensible para todos.
  • Sanciones efectivas por su incumplimiento que sean de una magnitud proporcional a la gravedad de las infracciones y que castiguen significativamente la reiteración de su desacato.
  • Garantizar la implementación sin ningún tipo de participación o interferencia de los productores y comercializadores de alimentos para lactantes.
  • Revertir la tendencia de la participación del sector privado en la educación nutricional (campañas, programas educativos en escuelas, organización de congresos, desarrollo de sitios web, etc) y en cualquier programa público relacionado con la alimentación infantil con el fin de evitar conflicto de interés.

sedesol_nestléFoto: SEDESOL

3. Incrementar la duración de permiso de maternidad (12 semanas actualmente) a al menos 24 semanas después del parto.

4. Asegurar que los programas de formación académica de profesionales de la salud sean adecuados.

5. Diseñar e implementar programas de capacitación homogéneos y alineados a las recomendaciones internacionales para los profesionales de la salud en todos los sistemas de salud.

6. Diseñar una política integral para la alimentación del lactante y el niño pequeño en emergencias que contemple todos los elementos incluidos en la Guía Operativa de Alimentación Infantil en Emergencias, así como implementar un plan de preparación y respuesta ante emergencias, con base en los pasos de la Guía que incluya intervenciones básicas y técnicas para crear un ambiente propicio para la lactancia materna, como orientación por consejeros debidamente capacitados, apoyo para volver a la lactancia y nodrizas, y espacios protegidos para la lactancia materna y medidas para minimizar los riesgos de la alimentación artificial, incluyendo una declaración sobre cómo evitar las donaciones de sucedáneos de la leche materna, biberones y chupones, y procedimientos estándar para el manejo de donaciones no solicitadas y gestión de las adquisiciones y el uso de cualquier fórmula infantil.

7. Desarrollar e implementar esquemas de apoyo comunitario (orientación, seguimiento y consejería) para la alimentación del lactante y niño pequeño que sean accesibles a todas las mujeres mexicanas durante el embarazo, después del parto y en sus hogares.

8. Desarrollar e implementar una estrategia nacional de Información, Educación y Comunicación que incluya a todos los sistemas de salud, asegurándose de que su contenido está libre de la influencia comercial.

¿Tu dieta, tus hábitos y tu entorno deberían afectar tu decisión de amamantar?

cultura pro-lactancia, medio ambiente, salud pública

por @yatzirizepeda de @proy_alimente

Anda circulando por las redes sociales esta campaña de la Sociedad de Pediatría de Rio Grande do Sul en Brasil titulada “Tu hijo es lo que comes”. La campaña de esta organización, por cierto financiada por Nestlé*, ha recibido fuertes críticas por parte de expertos de la salud pues, lejos de lo que dice la evidencia científica, el mensaje gráfico central de esta campaña es que una madre podría poner en riesgo la salud de su bebé al amamantarlo si come chatarra como hamburguesas, donas o si bebe refrescos de cola. En un mundo en donde el consumo de este tipo de comestibles ultraprocesados predomina, esta campaña podría generar una preocupación innecesaria en las madres, quienes podrían y pensar que, dados sus malos hábitos alimenticios, lo mejor sería darle a su bebé fórmula en vez de leche materna. Esto es simplemente falso: coma lo que coma una madre, ella siempre producirá la nutrición óptima para su hijo, utilizando las reservas de su cuerpo, si es necesario.

campañabrasil1

Por supuesto que es fundamental que las mujeres se alimenten bien durante el embarazo y después del parto para asegurar su salud; también sería deseable que no sólo las madres, sino todos, redujéramos el consumo de alimentos chatarra y bebidas endulzadas y comiéramos más alimentos de alto valor nutricional. Sin embargo, es claro que esta campaña es mal intencionada (basta ver la agresividad de las imágenes); la diferencia entre la calidad de la leche de una madre muy bien alimentada y otra con hábitos alimenticios pobres (o incapaz de alimentarse correctamente) es de calidad similar -pueden haber variaciones en algunos micronutrientes y ácidos grasos, pero si la madre no puede acceder, a través de su dieta a estos micronutrientes, difícilmente podrá ofrecérselos al niño. Sin duda, el mejor alimento para el bebé de cada una, es la leche de cada una.

De hecho, el Comité Científico del Gobierno Noruego para la Seguridad de los Alimentos presentó en 2013 el reporte de un estudio muy grande sobre la Evaluación de Beneficios y Riesgos de la Leche Materna para los Niños Noruegos. Preocupados por la posibilidad de que las madres estuvieran transmitiendo a sus bebés los contaminantes a los que ellas estaban expuestas a través de su leche, el reporte concluyó: “Siguiendo una evaluación integral de la literatura científica sobre los efectos positivos a la salud de la leche materna y de las concentraciones en esta de compuestos que pudieran representar posibles efectos dañinos a la salud, y dado el conocimiento actual sobre las concentraciones de contaminantes en la leche materna de las madres noruegas y la duración de la lactancia (12 meses en Noruega, mucho más que en México), el Comité concluye que los beneficios asociados con la leche materna claramente superan los riesgos presentes en los niveles actuales de contaminación en la leche materna”.

Campañabrasil2

Los ciudadanos estamos expuestos a un gran número de contaminantes a partir del medio ambiente en que vivimos y de los alimentos que comemos. La leche materna, entre otros alimentos, ha servido para evaluar los niveles de contaminantes orgánicos persistentes en la comida. Aún reconociendo el ambiente de contaminación en el que vivimos, la Organización Mundial de la Salud ha hecho “todos los esfuerzos para proteger, promover y apoyar la leche materna”.

La leche materna es particularmente benéfica en un mundo contaminado, justo porque es el alimento que promueve el crecimiento, el desarrollo y el sistema inmunológico de los niños como ninguno otro, incluyendo la fórmula láctea. Esto no significa que no debamos demandar a los tomadores de decisiones que protejan nuestra salud y la de nuestros hijos, no sólo de la comida chatarra, sino de la presencia de contaminantes en nuestro ambiente, en nuestra comida y en la de nuestros hijos como los Alquilatos Perfluorados que son químicos industriales añadidos a la ropa, a los empaques de alimentos procesados, a los lubricantes y a productos para el hogar como a algunos tapetes para hacerlos resistentes al agua, a la grasa y a las manchas; las dioxinas como Bifenilos Policlorados, las cuales se generan cuando otros productos o químicos son creados, por ejemplo, mediante la quema de bosques o de basura, el uso de cloro para blanquear productos como el papel y la fabricación plaguicidas y entran a nuestro cuerpo a través de alimentos como lácteos, carne, huevo y algunos pescados; o las dibenzodioxinas policloradas, las cuales se utilizan para fabricar transformadores, motores, y cables eléctricos, balastras de lámparas, plaguicidas y agroquímicos, entre otros.

campañabrasil3

Si has decidido amamantar, ni tu dieta, tus hábitos, o el medio ambiente al que estés expuesta, debieran cambiar tu decisión. La leche materna es le mejor alimento para tu bebé.

Para más información sobre la presencia de químicos en nuestros cuerpos y lactancia, consulten el sitio web del International Baby Food Action Network (IBFAN).

*La Sociedad de Pediatría de Rio Grande do Sul en Brasil ha removido ya de su sitio web el nombre de Nestlé como financiador de la organización, pero IBFAN guardó una imagen reciente.

sprssitenestle

Yatziri Zepeda es economista ambiental y socia fundadora de Proyecto Alimente

El Comité para los Derechos del Niño de las Naciones Unidas recomienda al Estado Mexicano regular la publicidad y la comercialización de fórmulas infantiles y biberones

Código Internacional para la Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna, Derechos de la infancia

El Comité para los Derechos del Niño recomendó al Estado Mexicano la implementación de un código internacional aprobado desde 1981 para regular la publicidad y las prácticas de comercialización de leches artificiales, jugos, alimentos para bebés, así como de biberones y chupones como una acción necesaria para enfrentar la disminución de la lactancia materna.

Como parte de las obligaciones que adquirió el Estado Mexicano al firmar y ratificar la Convención Internacional de los Derechos del Niño, el pasado 19 y 20 de mayo de 2015, el gobierno de México presentó en Ginebra un informe sobre la situación de la niñez en México y los avances que se han realizado a favor de ésta. En respuesta, el día 8 de junio, el Comité para los Derechos de la Infancia dio a conocer sus observaciones finales y recomendaciones[1].

Además del informe del Estado Mexicano, El Comité recibió varios informes alternativos preparados por la sociedad civil que destacaban problemas específicos que no fueron tocados por el informe oficial o que fueron abordados con una visión diferente. Entre estos informes, la red IBFAN[2], Proyecto Alimente, la Defensoría del Derecho a la Salud y el Centro de Capacitación en Ecología y Salud para Campesinos presentaron un informe alternativo sobre las condiciones de la alimentación infantil en México[3] en el que, entre otros temas, se expresa la preocupación del pronunciado declive de la lactancia materna y la insuficiente regulación sobre las prácticas de comercialización de los sucedáneos a la leche materna, omisión que es señalada como un factor que contribuye de manera importante a este grave problema.

En sus observaciones finales, el informe del Comité expresa su preocupación por la disminución de la lactancia materna y recomienda al Estado Mexicano:

“Aumentar los esfuerzos para promover la lactancia materna, a través de campañas educativas y de formación a los profesionales, e implementar adecuadamente* el Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna y la Iniciativa Hospital Amigo del Niño.”[4]

Con base a las preocupaciones presentadas en el informe alternativo de IBFAN y a las discusiones con los y las integrantes del Comité, es pertinente hacer una interpretación del adjetivo adecuado utilizado en esta importante recomendación.

Se ha documentado ampliamente que las prácticas de comercialización agresivas por parte de los productores y comercializadores de fórmulas lácteas, alimentos complementarios, biberones y chupones para los menores de un año, además de desinformar a madres, padres y trabajadores de salud sobre la forma más conveniente de alimentar a los menores, induce a prácticas de alimentación artificial que menoscaban la lactancia materna produciendo graves daños a la salud y a la nutrición de los niños. A nivel mundial, estas prácticas de comercialización se han asociado a la muerte de más de un millón de niños anualmente. El desplazamiento de la lactancia materna tiene también un alto costo económico para las familias y los servicios de salud, además de que priva a los lactantes y a sus madres de muchos otros beneficios+. Las pruebas de estos daños aportadas desde innumerables países fueron las razones por las cuales la Organización Mundial de la Salud, con el apoyo de una abrumadora mayoría de los países, incluido México, adoptó en 1981 el Código Internacional para la Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna.

Por todo lo anterior, es de una gran relevancia que el Comité de las Naciones Unidas para los Derechos del Niño, a pesar de todas las numerosas y complejas situaciones sobre la infancia en México que tuvo que abordar durante el examen, haya recomendado la implementación adecuada de este código. Sin embargo, debido a lo conciso y breve de este texto, las organizaciones que elaboraron el informe alternativo ven pertinente hacer la siguiente interpretación del término implementación adecuada que el comité incluye en su recomendación.

  1. En el pasado, se permitió que las compañías productoras de alimentos infantiles se autorregularan y automonitorearan sus prácticas de comercialización. Una implementación adecuada significa eliminar toda la posibilidad de autorregulación. Las prácticas de comercialización deben ser reguladas por el Estado Mexicano.
  2. Solo algunos aspectos del código han sido incorporados a la normatividad que regula las prácticas de publicidad y comercialización de alimentos infantiles, biberones y chupones. Una implementación adecuada debe incluir integralmente todos los artículos del código y las resoluciones que, posteriormente, han sido adoptadas por la Asamblea Mundial de la Salud para actualizarlo. Debe evitarse cualquier implementación parcial.
  3. La normatividad sobre la comercialización de sucedáneos de la leche materna, biberones y chupones no es monitoreada regularmente. Una implementación adecuada debe incluir el establecimiento de un mecanismo sostenido de monitoreo y de denuncia de violaciones a las autoridades correspondientes con la participación de la sociedad civil y la academia.
  4. El Código Internacional para la Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna y las resoluciones subsecuentes de la Asamblea Mundial de la Salud son poco conocidas por las autoridades, los trabajadores de salud y el público en general. Una implementación adecuada requiere de una amplia difusión y comprensión del espíritu y contenido del código, por lo que es una responsabilidad de las autoridades difundirlo con amplitud en un lenguaje simple y comprensible para todos.
  5. Actualmente no existen sanciones por el incumplimiento del código. Una implementación adecuada debe incluir sanciones por su incumplimiento que sean de una magnitud proporcional a la gravedad de las infracciones y que sancionen significativamente la reiteración de su desacato.
  6. Debe también garantizarse que su implementación adecuada se realice sin ningún tipo de participación o interferencia de los productores y comercializadores de alimentos para lactantes, biberones y chupones, garantizando, en todo momento, que esta se realice libre de conflictos de interés.

La Iniciativa Hospitales Amigos, también incluida en la recomendación del Comité por los Derechos del Niño, incluye como uno de sus componentes la implementación del Código Internacional en las clínicas y hospitales.

La recomendación del Comité de los Derechos del Niño al Estado Mexicano confirma la importancia del Código Internacional para la Comercialización de los Sucedáneos de la Leche Materna como un instrumento internacional que, aunque no es de naturaleza vinculante, es de suma importancia para defender los derechos humanos; que requiere ser incorporado a la normatividad nacional y ponerse en vigor sin demora como parte de la responsabilidad del Estado Mexicano de proteger a la población.

Algunas de las violaciones documentadas recientemente pueden consultarse en este link

Marcos Arana Cedeño y Yatziri Zepeda

Proyecto Alimente, IBFAN, CCESC, Defensoría del Derecho a la Salud

observatoriosalud@gmail.com, yatziri@proyectoalimente.org

[1] Comité de los derechos del Niño de las Naciones Unidas, Concluding Observations on the combined fourth and fifth periodic reports of Mexico, Ginebra 8 de Junio de 2015. Disponible en: hchr.org.mx/images/doc_pub/Mexico_CRC_2015_en.pdf Disponible en una traducción no oficial en español en: hchr.org.mx/images/doc_pub/CRC_C_MEX_CO_4-5_ESP.pdf

[2] IBFAN son las siglas de International Baby Food Action Network (Red Internacional Pro Alimentación Infantil) Una red internacional, presente en 120 países que promueve la lactancia materna y la implementación del Código Internacional para la Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna desde hace 33 años.

[3] IBFAN, Report on the situation of infant and young child feeding in Mexico. Disponible en: ibfan.org/CRC/IBFAN_CRC2015_session69_Mexico_FINAL.pdf

* Énfasis añadido.

[4] Comité de los derechos del Niño de las Naciones Unidas, op.cit p.17

+ La leche materna promueve el desarrollo sensorial y cognitivo, además de proteger al bebé de enfermedades infecciosas y crónicas. La lactancia natural exclusiva reduce la mortalidad infantil por enfermedades de la infancia, como la diarrea o la neumonía, y favorece un pronto restablecimiento en caso de enfermedad. La lactancia natural contribuye a la salud y el bienestar de la madre, ayuda a espaciar los embarazos, disminuye el riesgo de cáncer ovárico y mamario, incrementa los recursos de la familia y el país, es una forma segura de alimentación y resulta inocua para el medio ambiente. Véase: http://www.who.int/maternal_child_adolescent/topics/newborn/nutrition/breastfeeding/es/

Nestlé: para el arroz con leche, sí; para la nutrición infantil, no

Código Internacional para la Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna, salud pública

por @yatzirizepeda

“Las prácticas de mercadotecnia que socavan la lactancia materna son potencialmente peligrosas en cualquier lugar que se lleven a cabo: en los países en vías de desarrollo, la OMS estima que aproximadamente 1.5 millones de niños mueren cada año porque no son amamantados. Estos hechos no están en disputa” Comunicado de Prensa UNICEF, 14 de enero 1997.

La primera vez que escuché algo sobre el impacto negativo que las prácticas de comercialización de Nestlé tienen en la salud infantil fue en 2005 en la universidad de Reino Unido en donde hacía mi maestría. En el patio central de la universidad colgaba una manta con el diseño de un chocolate Nestlé Kit-Kat pero cuya leyenda era Nestlé “Killer” (asesino en inglés). El consejo estudiantil de la universidad llamaba a un boicot en contra de la corporación en respuesta a sus políticas de promoción de fórmula láctea en los países menos desarrollados y el riesgo asociado de enfermedad y muerte infantil a causa de las pobres condiciones de higiene prevalecientes en estos lugares.

Los reclamos a Nestlé no son nuevos. Ya en 1973 la revista New Internationalist y un cuadernillo titulado The Baby Killer (El Asesino de Bebés) denunciaban las estrategias de mercadotecnia de Nestlé. En aquel entonces, la corporación demandó al editor del cuadernillo, quien perdió la demanda pero pagó una cantidad más bien simbólica. Lo importante de esto es que, desde entonces, un juez determinó que Nestlé debía “modificar sus métodos publicitarios de manera radical”.

Conscientes del perjuicio a la lactancia materna y a la salud que generan las prácticas de comercialización agresivas por parte de los productores y comercializadores de fórmulas lácteas, alimentos complementarios para bebés, biberones y chupones, en 1981, la Organización Mundial de la Salud, con el apoyo de una abrumadora mayoría de los países, incluido México, adoptó el Código Internacional para la Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna.

El Código prohíbe cualquier forma de promoción de las fórmulas lácteas y alimentos complementarios para niños menores de seis meses, los biberones y los chupones –leyó usted bien, está tan prohibido publicitar fórmulas lácteas como cigarros. Además, el código establece que ni los establecimientos sanitarios ni los profesionales de la salud deben fomentar el uso de fórmulas, y que no se deben suministrar muestras gratis de esos productos a las mujeres embarazadas, a las nuevas madres y a las familias.

Además de esto, el Código y sus posteriores resoluciones indican claramente que es necesario “asegurar que el apoyo financiero y otros incentivos a programas y a profesionales de la salud que trabajen en temas de salud de infantes y niños pequeños no creen conflictos de interés”. Ya se imaginarán cómo se nos salen los ojos cuando leemos que Nestlé se jacta, orgullosamente, de haber capacitado a 22,000 profesionales de la salud en México con en el curso “Apoyo Avanzado a la Lactancia Materna”, con el apoyo APROLAM (Asociación Prolactancia Materna) desde el 2007. ¿Quién podría dudar que su deseo genuino es que la lactancia materna se recupere aunque esto signifique una disminución considerable en sus utilidades? La alimentación de millones de niños no es mal negocio.

Es evidente que en México, tanto Nestlé como los centros de salud y otros actores importantes violan sistemáticamente el Código. A continuación, presentamos una recopilación de casos documentados de violaciones –explícita o implícitamente- por parte de Nestlé que han sido registradas por el Dr. Marcos Arana, investigador del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, miembro de International Baby Food Action Network y socio fundador de Proyecto AliMente:

Captura de pantalla 2015-06-25 a la(s) 02.02.39Nestlé ha colocado anaqueles de exhibición en tiendas de autoservicio en donde promociona NAN3, fórmula de seguimiento para niños mayores de 6 meses no incluída en el Código –y, por cierto, innecesaria en la adecuada alimentación infantil-, mediante declaraciones sobre su “valor nutricional”. Como podemos ver, en los tres anaqueles se colocan y exhiben para su venta las fórmulas NAN1 y NAN2, aquellas que sí están reguladas por el código. Al promocionar de esta manera el producto de etapa 3 hay una clara intención de promocionar implícitamente las fórmulas de inicio para menores de 6 meses.

Esta práctica evidencia una clara intención de eludir las disposiciones del Código Internacional sobre la Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna.

Captura de pantalla 2015-06-25 a la(s) 01.57.03Nestlé sacó a la venta la fórmula láctea NIDAL que se expende en sobres de papel no aluminizado, en presentaciones de 135 gramos y con un precio al público entre 22 y 23.50 pesos. El sobre no puede cerrarse herméticamente una vez abierto, lo que posibilita la contaminación del contenido.

Ubicada junto a las demás fórmulas, NIDAL está claramente dirigido a una población de menores recursos, que no puede pagar el costo de otras fórmulas de inicio, cuyo precio oscila entre 90 y 140 pesos. A pesar de que esta no es una fórmula adecuada para recién nacidos, se promueve abiertamente para lactantes de 0-12 meses, violando el Código.

Resulta una contradicción de la misma publicidad de Nestlé que promueva fórmulas especiales para distintas edades del menor, argumentando las “necesidades específicas de los menores en cada etapa del crecimiento”, y comercialice NIDAL recomendándola para el periodo de 0 a 12 meses, con una composición que se asemeja a la de la leche NIDO.

Captura de pantalla 2015-06-25 a la(s) 01.58.09

Con la participación de más de cinco mil quinientos nutriólogos y médicos, los días 17 y 18 de agosto de 2014, Nestlé llevó a cabo su Tercer Congreso Nestlé, Temas Selectos en Nutrición Pediátrica, que incluyó una distribución de regalos y muestras de sus productos a todos los participantes.

Este evento coloca a las autoridades sanitarias del país en un claro conflicto de interés, como es el caso del Director General del Instituto Nacional de Pediatría, quien inauguró el evento.

Captura de pantalla 2015-06-25 a la(s) 01.59.00

Durante el congreso de Nestlé se distribuyó este folleto, el cual no contiene información científica como indica el inciso 7.2 del Código. El carácter de este folleto es estrictamente promocional y envía un mensaje peligroso en detrimento a la lactancia materna vinculándola con una mayor imposibilidad de descansar durante la noche, lo cual es simplemente falso.

Captura de pantalla 2015-06-25 a la(s) 01.59.31Los productos Gerber, también de Nestlé, son promovidos de manera engañosa para eludir las disposiciones del Código. Los productos etapa 6 son recomendados para niños con una edad de 6 meses en adelante. Los productos etapa 1 no señalan ninguna edad, sin embargo, la leyenda etapa 1 es lógicamente interpretada como correspondiente a un producto recomendado a partir de 1 mes o antes de los seis meses, contravieniendo la recomendación de amamantar exclusivamente durante los primeros seis meses.

Quisiera terminar este artículo diciendo que, en realidad, no tengo nada en contra Nestlé y que, de hecho, me encanta el arroz con leche que prepara mi mamá con la lechera. Sin embargo, considero que son en temas de arroz con leche y flanes en los que Nestlé se debe enfocar y dejar a organismos por el interés público (no privado) a cargo de los asuntos de nutrición infantil.

Bono para el mal sabor de boca: La receta de arroz con leche: 1 taza de arroz, 3 litros de leche entera, 2 latas de leche condensada, 1 raja de canela, canela en polvo y pasitas. Enjuague el arroz y póngalo a hervir con un litro de leche y la raja de canela; cuando este se consuma, agregue 2 litros más; cuando estos se consuman, agregue las 2 latas de leche condensada. Deje enfriar y sirva con pasitas y canela en polvo.

Regulación de violencia obstétrica: buenas noticias para la lactancia materna y la alimentación en México

salud pública

por @yatzirizepeda “…no me dejaron tenerla conmigo la primer hora, solo me la enseñaron, me dejaron darle un beso y se la llevaron. Les dije que quería amamantarla de inmediato y me dijeron que no, que tenía que descansar y que se me tenia que pasar la anestecia, luego, para colmo, le dieron fórmula y, todavía mas grave, cada que yo quería ir a intentar amamantarla tenia que hablar primero para apartar cita y las enfermeras me ponian la hora a la que supuestamente le tocaba comer. Obvio, cuando iba, mi bebé dormidísima ni me pelaba por tanta formula que le habían dado…” -Claudia S.

Como sucede a tantas y tantas mujeres mexicanas, en hospitales públicos o privados, en este caso, el personal de salud del Hospital Lomas de San Luis Potosí violentó obstétricamente a Claudia. Afortunadamente, el concepto de violencia obstétrica ha sido introducido  recientemente en la legislación mexicana y, a partir de ahora, todas tendremos una herramienta más para defendernos  de este tipo de abusos y eliminar una de tantas barreras para ejercer nuestro derecho de amamantar.

La Organización Mundial de la Salud recomienda que las madres comiencen a amamantar a sus bebés dentro de la primera hora de nacidos, que los bebés tengan contacto piel a piel inmediatamente después del parto, por lo menos una hora, y que sean las madres las que reconozcan el momento en el que su bebé está listo para amamantar(1).

La evidencia muestra que la cesárea constituye una barrera para la iniciación temprana de la lactancia materna dentro de la primera hora de vida. Desafortunadamente, los resultados de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2012 indican un incremento del 50% en el número de cesáreas practicadas en México de 2000 a 2012. En 2000, el 30% de los bebés llegó al mundo por cesárea; para el 2012 este porcentaje se incrementó a 45% -cuando la OMS recomienda una tasa no mayor al 16%. Esto nos preocupa enormemente porque amamantar al bebé dentro de la primera hora de nacido tiene los siguientes beneficios:

  • Da confianza a la madre sobre su capacidad de amamantar
  • El bebé empieza a recibir los beneficios inmunológicos del calostro (la primara leche materna, la cual lo protege de infecciones y enfermedades)
  • Se estimula la digestión del bebé
  • Se pueden prevenir las dificultades de succión si el bebé es alimentado adecuadamente en esta etapa
  • Se mejora el vínculo entre la madre y el bebé (2)

breastcrawl-scientific

Ante estas altísimas tasas de cesáreas, no nos sorprende que casi 2/3 partes de los recién nacidos mexicanos no reciban el beneficio de amamantar dentro de su primera hora de nacidos. De hecho, la norma son esas  historias de terror como la de Claudia donde la madre vio por primera vez a su bebé después de 4 o 12 horas o más.

Las buenas noticias es que este tipo de prácticas serán consideradas, desde ahora, como violencia obstétrica ya que el pasado 16 de abril la Comisión de Igualdad y Género de la Cámara de Diputados aprobó un dictamen que modifica el artículo 11 de la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia (3).

Se considerará que una mujer ha sufrido violencia obstétrica cuando “cualquier acción u omisión por parte del personal médico y de salud, dañe, lastime, denigre o cause la muerte a la mujer durante el embarazo, parto y puerperio. Será también violencia obstétrica la negligencia en la atención médica que se exprese en un trato deshumanizado, en un abuso de medicación y patologización de los procesos naturales, considerando como tales, la omisión de la atención oportuna, y eficaz, de las emergencias obstétricas.

Señoras y señoritas, en relación a la lactancia materna, se estará cometiendo violencia obstétrica en los siguientes casos:

  • Practicar el parto por vía de cesárea, cuando hay condiciones para llevarlo a cabo de forma natural
  • Obstaculizar sin causa médica justificada el apego precoz del niño o niña con su madre, negándole la posibilidad de cargarlo y amamantarlo inmediatamente después de nacer.

Sabemos que muchas de nuestras lectoras han sufrido algún tipo de violencia obstétrica. Ninguna mexicana en edad fértil debe volver a sufrirla. Todos y todas debemos asegurar que madres y bebés ejerzan plenamente su derecho conjunto de amamantar, si así lo desean. Compartamos esta información. Cuidémonos entre nosotras.

Fuentes: (1) http://www.who.int/elena/titles/early_breastfeeding/es/

(2) http://www.betterhealth.vic.gov.au/bhcv2/bhcarticles.nsf/pages/Breastfeeding_when_to_start?open

(3) http://www5.diputados.gob.mx/index.php/esl/Comunicacion/Boletines/2015/Abril/16/5462-Aprueba-Comision-incorporar-en-la-ley-el-concepto-de-violencia-obstetrica

El antídoto contra la violencia se encuentra al comienzo de la vida y la lactancia materna es su elemento central

cultura pro-lactancia, salud pública

por Marcos Arana y Yatziri Zepeda #lactivistabloguer@

La frustración y la ausencia de empatía son los principales motores de la violencia. Los elevados índices de ésta que se presentan actualmente en la sociedad mexicana tienen determinantes de gran complejidad y son resultado de procesos con profundas raíces históricas. Sin embargo, existe un denominador común a todas las formas de violencia; la erosión de la empatía; es decir, la degradación de esa capacidad afectiva y cognitiva de percibir y conectarse con las emociones y condiciones de los otros.

Baron-Cohen (2013) ha utilizado el término de cero grados de empatía para describir las formas más extremas de crueldad y trato degradante que algunas personas llegan a dar a otros seres humanos. Empatía cero se refiere a la cosificación de las víctimas y a la eliminación de toda posibilidad de identificarse con ellas. Esta característica es un componente común en los casos repetidos de violencia extrema que, de manera cotidiana, estremecen a la sociedad mexicana. La erosión de la empatía tiene gradaciones y está presente en diferentes magnitudes en todas las manifestaciones de violencia que se dan en ámbitos tales como como en el hogar, la escuela, en el trabajo o en los espacios públicos. La promoción de la empatía tendría que ser, por ende, ampliamente impulsada por el Estado y la sociedad para generar actitudes pro sociales encaminadas a prevenir la violencia en todas sus formas. Si bien la promoción de la empatía no es una acción que por sí sola eliminará los comportamientos violentos, sí es un elemento indispensable para prevenirlos y limitarlos.

Autores como Freud (1958)[1] y Piaget (1965)[2] afirmaban que la construcción de la empatía se iniciaba después de las más etapas tempranas de la vida. Sin embargo, múltiples estudios han demostrado recientemente que desde el momento del nacimiento se inicia el desarrollo de comportamientos empáticos. Los recién nacidos reaccionan ante el llanto de otros niños[3] [4]y establecen un contacto visual con su madre durante la lactancia, la cual involucra diversos mecanismos de interacción neuro-endócrina, alimentaria y afectiva entre la madre y su hijo[5]. Aunque no se han dilucidado completamente los mecanismos por medio de los cuales se desarrolla la empatía en esta etapa de la vida, se conoce que en este proceso intervienen neuronas espejo[6] y fenómenos epigenéticos que además de estar relacionados con la empatía, forman parte de los procesos de crecimiento y desarrollo que, en condiciones óptimas, pueden constituir factores de protección cuya acción se extiende durante toda la vida o, por el contrario, que si las condiciones son desfavorables, pueden conformar factores de riesgo igualmente duraderos.

La madre, el padre u otras personas que están a cargo de los cuidados de un recién nacido de manera consciente o no, ejercen una influencia fundamental en la sociabilización de éste. Su influencia es especialmente relevante entre los 3 y 9 meses de vida y depende fundamentalmente del nivel de sincronía temporal que se establece entre la madre y el infante. Feldman[7] (2007) encontró en un estudio longitudinal que la empatía desarrollada en este periodo estaba asociada directamente con el nivel de empatía de estos mismo niños presentaban durante su adolescencia. Del mismo modo, encontró que las actividades y los juegos que las madres realizaban “cara a cara” con sus hijos estaban relacionadas con el nivel de empatía que éstos alcanzaban en etapas posteriores de la vida. Las condiciones favorables para generar una impronta de empatía desde el inicio de la vida dependen fundamentalmente de la relación con su madre y de las condiciones y capacidades que ésta desarrolla para percibir y responder sincrónicamente a las necesidades de su recién nacido.

cecisecundaria

La lactancia materna, el tacto, el contacto visual, la voz y la respuesta de la madre a las necesidades de su hijo refuerzan el estrecho vínculo que, en condiciones normales, se expande posteriormente para incluir gradualmente a otras personas.

La relación que se desarrolla entre un recién nacido y su madre que lo amamanta es muy probablemente el acto de mayor empatía que puede darse entre dos personas. Por lo cual, tiene una importancia, aún no plenamente reconocida sobre el desarrollo de la empatía en los niños y como fortalecimiento de esta misma en la madre y, por ende, como acción preventiva de actitudes violentas en la adultez de los infantes, y en los hogares de las madres durante la crianza.

Existe evidencia que muestra que agregar azúcar a los alimentos o bebidas introducidas durante los primeros años de vida provoca un fenómeno de adicción; no sólo al azúcar, sino en general a los sabores dulces. Esto hace que los menores prefieran los sabores azucarados y que rechacen los alimentos que no son endulzados (de manera instintiva, un bebé preferirá la fórmula láctea, cuyo ingrediente principal es, en muchos casos, sólidos de maíz altos en fructosa a la leche materna). Este fenómeno ha sido estudiado por varios investigadores que lo han descrito como el “secuestro del paladar” ya que condiciona el consumo subsecuente de alimentos de alta densidad calórica. El secuestro del paladar no sólo tiene una gran relevancia por sus implicaciones en un mayor riesgo de obesidad y diabetes, sino que también constituye uno de los mecanismos por medio de los cuales se inicia la conformación temprana de personalidades adictivas. No debemos olvidar que los ciclos de estimulación límbica que el azúcar provoca son los mismos para el alcohol y muy parecidos a los que provocan otras substancias adictivas.

La promoción de la lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses seguida de una lactancia continuada complementada con alimentos sin azúcar ni sal adicionadas no solo son importantes recomendaciones de la OMS para el inicio de una alimentación saludable, sino también para evitar que mediante la adicción al azúcar, los niños comiencen a desarrollar personalidades adictivas, las cuales también pueden ser más proclives a ejercer o padecer violencia. De este modo, el apoyo para una lactancia materna exitosa y una alimentación complementaria perceptiva y sin azúcar adicionada contribuye tanto a la prevención de la violencia como al resguardo de los derechos humanos de los niños y niñas de México.

La lactancia materna, sobretodo si es iniciada durante la primera hora después del nacimiento, deja una impronta de vida, éso lo sabemos desde hace tiempo. Gracias a muchos estudios científicos recientes, ahora estamos descubriendo que esa huella es aún mayor. La lactancia materna deja una impronta de paz, de capacidad para convivir y para amar. Y para las mujeres que han sufrido violencia, si reciben el apoyo social necesario, puede ser también un medio de sanación.

Marcos Arana es médico y antropólogo físico, maestro en salud pública y en ecología. Es socio fundador de Proyecto Alimente e investigador del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán. Dirige el Centro de Capacitación y Educación en Derechos Económicos, Sociales y Culturales y de la Defensoría del Derecho a la Salud. Es miembro fundador y miembro del Consejo global de lBFAN, (International Baby Food Action Network), así como representante de la World Alliance for Breastfeeding Action en el Observatorio del Derecho a la Alimentación y Nutrición.

Yatziri Zepeda es economista, maestra en ciencias ambientales y socia fundadora de Proyecto AliMente

[1] Freud S, (1958) Civilization and its discontents. N York: Doubleday Anchor Books.

[2] Piaget J, (1965) The Moral Judgement of the child, N. York, Harcourt Brace.

[3] Martin GB y Clark R.D. (1982) “Distress crying in neonates: Species and peer specificity”, Developmental Psychology 18:3-9.

[4] Sagi A y ML. Hoffman (1976) “Empathetic distress in the newborn” Developmental Psychology 12:175-176.

[5] Lozoff B, Brittenham G.M, Traause MA y Kennell JH, The Mother-newborn relationship: Limits of adaptability, The Journal of Pediatrics, July 1977, Vol. 91(1):1-12

[6] Lacoboni M (2008) Mirroring people: The new science of how we connect with others. N. York Farrar, Strauss and Giroux.

[7] Feldman R, (2007) “Mother-infant synchrony and the development of moral orientation in childhood and adolescence: Direct and indirect mechanisms of developmental continuity” American Journal of Orthopsychiatry 77:582-597.

Querida mamá que no pudiste amamantar como deseaste

cultura pro-lactancia

por Leticia Jiménez #lactivistabloguera

Pasé mucho tiempo pensando cómo empezar este post, dándole vueltas a la idea, hasta que un mail que me recordó que ya me estaba pasando de mi “deadline” me sacó de mi zona cómoda y me obligó a hilar palabras en el teclado. Es largo, porque son tantas cosas que quiero decirte y espero me leas con calma y logre explicarme con claridad.

Te escribo a ti que te dijeron que no tenías leche, a ti que con los pezones destrozados decidiste que ya no más, a ti que te dijeron que tres meses eran más que suficiente, y que unas onzas de fórmula te quitarían “trabajo”, a ti que el médico te dijo que deberías dejar de amamantar porque  tenías que tomar antibiótico, te dio fiebre, te resfriaste, te asustaste o hiciste un coraje, o que por la falta de ayuda, el regreso al trabajo y el nulo apoyo del sistema laboral no te quedó mas que destetar. Te escribo a ti que simplemente decidiste no amamantar. Tantas situaciones como madres habemos en el mundo. No hay una situación igual a la otra y cada una hicimos en el momento lo que consideramos mejor.

La razón por la que te escribo es porque sé que es probable que las mamás que promovemos la lactancia te caigamos mal con nuestra eterna perorata sobre las maravillas de la leche materna, y puede ser que tú te sientas aludida, o sientas que te estamos señalando, y me parece que estos sentimientos son normales. La maternidad es un terreno delicado, nuestros hijos son muy importantes para todas, y todas hacemos lo mejor que podemos. Hoy quiero aclararte que “nuestro rollo” no es contigo. No es que nos sintamos “mejor madre que” y no es una competencia. Cada madre y cada hijo son únicos y cada situación es única, pero hay razones por las que siempre estamos con este tema.

La realidad es que, como tú bien sabes, el tema de la lactancia materna es delicado. Hay mucha desinformación de médicos, pediatras y de la sociedad en general. Para las mamás que quieren amamantar y tienen que salir a trabajar, es toda una lucha contra patrones a quienes no les parece que se tomen un rato para extraerse leche, y a veces deben aguantar comentarios de compañeros o que les obstaculicen en la guardería la leche materna. Y si lograste amamantar todo mundo opina que ya deberías de quitarle la lactancia, que se va a hacer así, que se va a hacer asá. En fin, el punto es que tanto luchamos contra el mundo, que a veces una mamá que no pudo o no quiso amamantar puede sentirse señalada por quienes promueven la lactancia, pero eso es lo último que queremos… porque somos mujeres y sabemos que es una lucha dolorosa y difícil, y porque estamos convencidas de que el culpable es el sistema y la desinformación que hay sobre el tema.

Esa desinformación que hace que un pediatra le diga a una mamá que le dé una onza de fórmula y pecho cada 3 horas porque “la leche materna no llena”.

La que hace que la enfermera te diga, cuando te dan a tu bebé recién nacido, que es mejor que descanses y ellas lo cuiden en el cunero, y que de todos modos “todavía no tienes leche”.

La que hace que la familia le recomiende a una mamá destetar porque pasó un susto o un coraje porque “la leche ya no sirve así”.

La que hace que las amigas te digan que “qué sacrificado”, que “qué sumisión la tuya al patriarcado”, y que te dicen que el papá debería darle biberón “para que se involucre con su hijo” y “para que descanses” (claro, con lo cansado que es acostarte a dar teta… mejor que alguien se ponga a trapear la casa y echar lavadoras y seguro así descansas más que dando fórmula).

La falta de apoyo que hace que una mamá no se tome su tiempo para extraerse leche porque “es que aquí nadie pide su hora de lactancia”, o que si exige su derecho el jefe se enoje porque “está perdiendo el tiempo”, tenga que esconderse en el baño, o hasta lleguen a tirarle a la basura la leche que se extrajo por que “qué asco eso en el refrigerador”.

La que hace que el esposo le sugiera destetar porque “le roba tiempo” para él (claro, un bebé puede hacerse un sandwich sólo, el pobre esposo indefenso necesita cuidados), o la que hace que la misma mamá se convenza de que “arruinará su vida sexual” o “se le caerán los pechos” y ya no será atractiva para su esposo.

Así que por muchas de estas  razones (y hay más, esto es sólo una parte de las historias que podría contarte y creo que tú conoces de cerca otras tantas) compartimos infinidad de links sobre lactancia. Para que otras mamás tengan la información y sepan que pueden amamantar y tomar la mayoría de los medicamentos (bajo supervisión médica), que complementar con fórmula los primeros días no ayuda sino entorpece tu producción, que no se caen los pechos (que eso es mas genética que otra cosa), que un bebé necesita estar 24 horas con mamá al nacer, que la vida sexual no se acaba, que si duele probablemente es mala colocación, que un susto no es para destetar, que el papá puede hacer otras cosas como bañar al bebé, cargarlo para que mamá pueda tomarse una siesta, y que hay otras formas de ayudar sin necesidad de darle biberones; para que se sepa que un bebé que se alimenta con leche materna se enferma menos, que se gasta menos porque la leche de mamá es gratis, que un bebé que se enferma menos significa menos ausencias por enfermedad en el trabajo y a la larga es mucho más ahorro para una empresa, aunque a corto plazo un permiso por maternidad más largo y las horas de extracción de leche materna parecen “una pérdida de tiempo” para muchos empresarios.

Esto no es contra las mujeres que no quisieron o no pudieron amamantar, no es contra nadie realmente. Es a favor de más información, a favor de más equidad para las mujeres, y que no tengamos que sufrir entre ser mamá o ejercer nuestra profesión, porque todas, demos pecho o biberón, sabemos de caras largas en el trabajo si tienes que faltar un día porque se enfermó tu bebé, y de los malabares con el tiempo y el espacio para llegar a la guardería y a una junta de trabajo impecable y serena, o a la línea de producción, donde todavía es mas estrés por que a la media hora tarde te descuentan el día.

Es a favor de un sistema donde podamos ser madres como lo decidamos, sin que temamos perder nuestro empleo, donde no piensen que si eres mamá y tienes fotos de tus hijos “te distraes mucho” pero si eres hombre “es bueno que tenga a su familia presente”.

Sí, todo eso tiene que ver con la teta y amamantar, desde tratar de erradicar la falsa creencia de que las chichis sólo sirven para vender cervezas o autos (pero Dios nos libre de que aparezca una con un bebé pegado, ahí son obscenas), hasta lograr que las mamás que decidimos amamantar tengamos los derechos que merecemos, y que todas las mujeres, si decidimos ser madres, demos pecho o biberón, tengamos las facilidades y apoyo de la sociedad.

Y si tus hijos son muy inteligentes y súper sanos, ¡enhorabuena! Yo de hecho fui niña de biberón 100%, mi CI no es bajo, y no fui nada enfermiza. Esto no niega que la alimentación con leche materna tiene muchas ventajas. Te invito a que consideres que si tu reacción hacia la promoción de la lactancia tiende a ser negativa, puedes empezar a verlo de otra manera. Es como si yo, que tengo sobrepeso (lo cual es cierto y tengo que hacer algo al respecto), al leer promociones sobre bajar de peso y las ventajas de ejercitarse y tener una dieta equilibrada, me molestara y dijera “no hablen de eso que me hacen sentir mal”, “no soy peor mujer que tú que te ejercitas y comes mucha verdura”. Aunque me cueste trabajo escucharlo, sé que son hechos. El hecho es que si no bajo varios kilos mi probabilidad de desarrollar diabetes es alta aunque ahora esté súper bien de salud, por más que me enoje por los comerciales de “haz ejercicio”. De la misma manera, la lactancia tiene muchas ventajas nutricionales, inmunológicas, emocionales, económicas (es gratis y reduce los costos por enfermedades), y ambientales, por lo que es importante promoverla.

botella2

Te voy a contar algo de mí, yo a mi primera hija le di pecho sólo 6 meses. Tuve un susto por un asalto y un médico de familia me dijo que se “echaba a perder la leche”, padezco migrañas y me dijeron que así no podía amamantar porque no puedes tomar nada, y me dijeron que así sería “mas cómodo” porque podía dejar a la bebé encargada y yo hacer mis cosas (esto que te cuento fue hace 12 años, había menos información que ahora). Me enteré en un foro español cuando mi hija tenía cerca de 2 años de que había opciones de medicamentos compatibles con la lactancia, que había forma de extraer y guardar mi leche si tenía que ausentarme, y que un susto no significaba que mi leche se echó a perder. Me enojé tanto, me sentí tonta, engañada, y, lo peor, que había hecho algo mal con mi hija. En fin, que pasé un tiempo sintiéndome culpable, y después decidí que esta experiencia podría servirle a otras mujeres, y de ahí mi interés en promover la lactancia y afortunadamente he podido ayudar a otras mujeres en este lapso de tiempo.

Las mujeres somos muy distintas, no hay una historia idéntica, quienes somos madres tenemos eso en común, ninguna de nosotras hacemos algo con el interés de perjudicar a nuestros hijos. Si no quisiste amamantar, tal vez tengas una amiga que sí lo desee y puedes apoyarla dándole la información de dónde acudir. Si no pudiste por cualquier situación, a veces con el segundo bebé la historia es distinta porque ya tenemos más información. ¡Que nos una el ser mujeres y madres! Si ves una mamá amamantando en un restaurante, no está haciendo nada indebido, sonríele y mira para otro lado. Apoyémonos entre nosotras. Siempre he dicho que si las mujeres nos diéramos cuenta del verdadero poder que tenemos muchas cosas cambiarían.

Desde mi fría pantalla te envío un abrazo y espero haber logrado que nos veas un poco diferente a todas las “hippies” o “tetalibanas” que promovemos la lactancia y que te sumes a esta causa compartiendo tu experiencia de una forma que dé confianza y seguridad a otras mamás, para que no sean víctimas de la desinformación y la falta de apoyo. No es por nosotras solamente, es por todas.

Leticia Jiménez es bloguera y emprendedora online, madre de 2 hijas y con mas de 8 años al frente de www.criandocreando.com donde da herramientas a madres en diversos aspectos de su vida, como crianza, lactancia, vida en pareja , emprendimiento, entre otras.