El Comité para los Derechos del Niño de las Naciones Unidas recomienda al Estado Mexicano regular la publicidad y la comercialización de fórmulas infantiles y biberones

Código Internacional para la Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna, Derechos de la infancia

El Comité para los Derechos del Niño recomendó al Estado Mexicano la implementación de un código internacional aprobado desde 1981 para regular la publicidad y las prácticas de comercialización de leches artificiales, jugos, alimentos para bebés, así como de biberones y chupones como una acción necesaria para enfrentar la disminución de la lactancia materna.

Como parte de las obligaciones que adquirió el Estado Mexicano al firmar y ratificar la Convención Internacional de los Derechos del Niño, el pasado 19 y 20 de mayo de 2015, el gobierno de México presentó en Ginebra un informe sobre la situación de la niñez en México y los avances que se han realizado a favor de ésta. En respuesta, el día 8 de junio, el Comité para los Derechos de la Infancia dio a conocer sus observaciones finales y recomendaciones[1].

Además del informe del Estado Mexicano, El Comité recibió varios informes alternativos preparados por la sociedad civil que destacaban problemas específicos que no fueron tocados por el informe oficial o que fueron abordados con una visión diferente. Entre estos informes, la red IBFAN[2], Proyecto Alimente, la Defensoría del Derecho a la Salud y el Centro de Capacitación en Ecología y Salud para Campesinos presentaron un informe alternativo sobre las condiciones de la alimentación infantil en México[3] en el que, entre otros temas, se expresa la preocupación del pronunciado declive de la lactancia materna y la insuficiente regulación sobre las prácticas de comercialización de los sucedáneos a la leche materna, omisión que es señalada como un factor que contribuye de manera importante a este grave problema.

En sus observaciones finales, el informe del Comité expresa su preocupación por la disminución de la lactancia materna y recomienda al Estado Mexicano:

“Aumentar los esfuerzos para promover la lactancia materna, a través de campañas educativas y de formación a los profesionales, e implementar adecuadamente* el Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna y la Iniciativa Hospital Amigo del Niño.”[4]

Con base a las preocupaciones presentadas en el informe alternativo de IBFAN y a las discusiones con los y las integrantes del Comité, es pertinente hacer una interpretación del adjetivo adecuado utilizado en esta importante recomendación.

Se ha documentado ampliamente que las prácticas de comercialización agresivas por parte de los productores y comercializadores de fórmulas lácteas, alimentos complementarios, biberones y chupones para los menores de un año, además de desinformar a madres, padres y trabajadores de salud sobre la forma más conveniente de alimentar a los menores, induce a prácticas de alimentación artificial que menoscaban la lactancia materna produciendo graves daños a la salud y a la nutrición de los niños. A nivel mundial, estas prácticas de comercialización se han asociado a la muerte de más de un millón de niños anualmente. El desplazamiento de la lactancia materna tiene también un alto costo económico para las familias y los servicios de salud, además de que priva a los lactantes y a sus madres de muchos otros beneficios+. Las pruebas de estos daños aportadas desde innumerables países fueron las razones por las cuales la Organización Mundial de la Salud, con el apoyo de una abrumadora mayoría de los países, incluido México, adoptó en 1981 el Código Internacional para la Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna.

Por todo lo anterior, es de una gran relevancia que el Comité de las Naciones Unidas para los Derechos del Niño, a pesar de todas las numerosas y complejas situaciones sobre la infancia en México que tuvo que abordar durante el examen, haya recomendado la implementación adecuada de este código. Sin embargo, debido a lo conciso y breve de este texto, las organizaciones que elaboraron el informe alternativo ven pertinente hacer la siguiente interpretación del término implementación adecuada que el comité incluye en su recomendación.

  1. En el pasado, se permitió que las compañías productoras de alimentos infantiles se autorregularan y automonitorearan sus prácticas de comercialización. Una implementación adecuada significa eliminar toda la posibilidad de autorregulación. Las prácticas de comercialización deben ser reguladas por el Estado Mexicano.
  2. Solo algunos aspectos del código han sido incorporados a la normatividad que regula las prácticas de publicidad y comercialización de alimentos infantiles, biberones y chupones. Una implementación adecuada debe incluir integralmente todos los artículos del código y las resoluciones que, posteriormente, han sido adoptadas por la Asamblea Mundial de la Salud para actualizarlo. Debe evitarse cualquier implementación parcial.
  3. La normatividad sobre la comercialización de sucedáneos de la leche materna, biberones y chupones no es monitoreada regularmente. Una implementación adecuada debe incluir el establecimiento de un mecanismo sostenido de monitoreo y de denuncia de violaciones a las autoridades correspondientes con la participación de la sociedad civil y la academia.
  4. El Código Internacional para la Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna y las resoluciones subsecuentes de la Asamblea Mundial de la Salud son poco conocidas por las autoridades, los trabajadores de salud y el público en general. Una implementación adecuada requiere de una amplia difusión y comprensión del espíritu y contenido del código, por lo que es una responsabilidad de las autoridades difundirlo con amplitud en un lenguaje simple y comprensible para todos.
  5. Actualmente no existen sanciones por el incumplimiento del código. Una implementación adecuada debe incluir sanciones por su incumplimiento que sean de una magnitud proporcional a la gravedad de las infracciones y que sancionen significativamente la reiteración de su desacato.
  6. Debe también garantizarse que su implementación adecuada se realice sin ningún tipo de participación o interferencia de los productores y comercializadores de alimentos para lactantes, biberones y chupones, garantizando, en todo momento, que esta se realice libre de conflictos de interés.

La Iniciativa Hospitales Amigos, también incluida en la recomendación del Comité por los Derechos del Niño, incluye como uno de sus componentes la implementación del Código Internacional en las clínicas y hospitales.

La recomendación del Comité de los Derechos del Niño al Estado Mexicano confirma la importancia del Código Internacional para la Comercialización de los Sucedáneos de la Leche Materna como un instrumento internacional que, aunque no es de naturaleza vinculante, es de suma importancia para defender los derechos humanos; que requiere ser incorporado a la normatividad nacional y ponerse en vigor sin demora como parte de la responsabilidad del Estado Mexicano de proteger a la población.

Algunas de las violaciones documentadas recientemente pueden consultarse en este link

Marcos Arana Cedeño y Yatziri Zepeda

Proyecto Alimente, IBFAN, CCESC, Defensoría del Derecho a la Salud

observatoriosalud@gmail.com, yatziri@proyectoalimente.org

[1] Comité de los derechos del Niño de las Naciones Unidas, Concluding Observations on the combined fourth and fifth periodic reports of Mexico, Ginebra 8 de Junio de 2015. Disponible en: hchr.org.mx/images/doc_pub/Mexico_CRC_2015_en.pdf Disponible en una traducción no oficial en español en: hchr.org.mx/images/doc_pub/CRC_C_MEX_CO_4-5_ESP.pdf

[2] IBFAN son las siglas de International Baby Food Action Network (Red Internacional Pro Alimentación Infantil) Una red internacional, presente en 120 países que promueve la lactancia materna y la implementación del Código Internacional para la Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna desde hace 33 años.

[3] IBFAN, Report on the situation of infant and young child feeding in Mexico. Disponible en: ibfan.org/CRC/IBFAN_CRC2015_session69_Mexico_FINAL.pdf

* Énfasis añadido.

[4] Comité de los derechos del Niño de las Naciones Unidas, op.cit p.17

+ La leche materna promueve el desarrollo sensorial y cognitivo, además de proteger al bebé de enfermedades infecciosas y crónicas. La lactancia natural exclusiva reduce la mortalidad infantil por enfermedades de la infancia, como la diarrea o la neumonía, y favorece un pronto restablecimiento en caso de enfermedad. La lactancia natural contribuye a la salud y el bienestar de la madre, ayuda a espaciar los embarazos, disminuye el riesgo de cáncer ovárico y mamario, incrementa los recursos de la familia y el país, es una forma segura de alimentación y resulta inocua para el medio ambiente. Véase: http://www.who.int/maternal_child_adolescent/topics/newborn/nutrition/breastfeeding/es/

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s