Amamantar y trabajar: las heroínas de la Vía Láctea

derechos laborales

Por @yatzirizepeda #lactivistabloguera

Totalmente concentrada y con notable destreza, mientras Gaby hacía un diagrama en el pizarrón con la mano derecha, con la mano izquierda se sacaba la leche. En un par de horas teníamos una reunión para presentar nuestros avances del proyecto y ella debía bañarse, acicalarse, comer y dejar leche lista para su bebé. A diferencia de la gran mayoría de las madres trabajadoras en México, Gaby era su propia jefa, trabajaba desde su casa, no tenía horario, podía tomarse el tiempo que necesitara para amamantar al bebé o sacarse la leche cuando tuviera que separarse unas horas de él. Aún con todos estos privilegios, para poder amamantar y seguir trabajando, vi a Gaby hacer todo tipo de peripecias –literalmente, peripecias. Para mí, ella era una heroína de la Vía Láctea.

Lo mismo son las millones de madres trabajadoras (aproximadamente el 30% de la población económicamente activa en México) que deciden amamantar y que encuentran una gran variedad de obstáculos en el camino, algunos relacionados con su entorno laboral, otros relacionados con mil cosas más.

Que las mujeres mexicanas puedan alimentar a su bebé con el único alimento completo que existe aquí y en China, ayer y hoy, requiere del cumplimiento de una serie de condiciones: que los hospitales tengan prácticas adecuadas al momento del nacimiento, que los centros de salud cuenten con personal capacitado por instituciones libres de conflicto de intereses, que se regule efectivamente la promoción y comercialización de la fórmula láctea como lo indica el Código Internacional para la Comercialización de Sucedáneos, que las mujeres recibamos información veraz, que las madres se sientan acompañadas por grupos comunitarios de apoyo a la lactancia y que cuenten con condiciones laborales óptimas –tema que nos ocupa en esta ocasión.

En el caso de las mujeres que trabajan fuera de su casa, la licencia de maternidad remunerada es uno de los factores mas importante para que puedan ejercer exitosamente su derecho a amamantar. Sin duda, una de las razones por las que los índices de lactancia en México son de los peores del mundo son las condiciones laborales tan desfavorables, incluyendo el insuficiente tiempo posparto con el que cuentan las mujeres mexicanas para amamantar. La Ley Federal del Trabajo establece en su artículo 170 que las madres trabajadoras disfrutarán de un “descanso” (¿?) de seis semanas anteriores y seis semanas posteriores al parto. Esto, señores, no es suficiente.

No es sorpresa que, en comparación con los países de la OCDE, México tenga el permiso de maternidad más corto. Lamentablemente, la licencia de maternidad en México es también más corta que en países latinoamericanos con características similares como Brasil, Chile o Colombia. Es más corta, incluso, que en países con economías más pequeñas como Cuba, Belice, Venezuela y Costa Rica.

Máxima duración del permiso de maternidad 2013Elaboración: Sonia López Castro

De tal manera que, mientras en México las madres tienen tres meses de licencia, Brasil ha implementado el programa Empresa Ciudadana con el cual las madres tienen la opción de tomar hasta 6 meses de licencia materna (4 por ley + 2 voluntarios). Las empresas brasileñas que otorgan este periodo extendido pueden deducir de impuestos el costo de estos dos meses adicionales. Otro ejemplo es el caso Chileno en donde el gobierno puso en pie un esquema flexible para aumentar el periodo de licencia de la madre hasta por 6 meses, considera un periodo de licencia también para el padre (porque ellos también importan) y permite que ambos padres escojan el formato que más les acomode.

Pero esto no es lo peor. ¿Qué pasa en México si el niño es prematuro? La licencia de maternidad se reduce a la mitad, a pesar de que el tiempo de estancia promedio de un prematuro en terapia intensiva llega a ser de 1 a 3 meses. ¿Y si el niño nace con alguna enfermedad que requiera cuidados especiales? Parece ser que nadie ha pensado en eso, así que no se contempla el incremento del permiso de maternidad de acuerdo al tiempo de hospitalización de los bebés. Después de 6 semanas de parida, la mujer deberá volver a trabajar.

De estas prestaciones, insuficientes como son, sólo gozan aquellas mujeres empleadas en el sector formal. La población de mujeres ocupadas en el sector informal no tiene derecho laboral alguno, a pesar de que el trabajo se realice a menudo en empresas formales.

Recientemente, durante el “Foro Nacional de Lactancia Materna” que se llevó a cabo en la Cámara de Diputados, la Dra. Ivonne Álvarez Peña, pediatra neonatóloga del Instituto Nacional de Perinatología planteó la necesidad de prolongar en México la licencia de maternidad a 18 semanas en niños sanos y de 24 a 26 semanas para niños prematuros y con necesidades especiales. Por otro lado, también durante la semana internacional de lactancia materna 2014, se dio a conocer una petición por parte de la sociedad civil para extender la incapacidad por maternidad en México a 7 meses (6 después de nacer). Esta petición lleva ya más de 12,500 firmas y puedes encontrarla y firmarla dando click aquí.

En el caso de que una heroína de la Vía Láctea decida seguir amamantando una vez que haya vuelto al trabajo, es probable que se vea en la necesidad de producir la comida que le dará a su bebé encerrada, sentada en una taza de baño -con todo lo que esto implica- porque no encuentra un lugar en la oficina o en la fábrica o en donde sea que trabaje en el cual se sienta cómoda para extraerse la leche tranquilamente. Si bien la Ley Federal del Trabajo establece que las madres tendrán dos periodos “extraordinarios” por día de media hora cada uno para alimentar a sus hijos en un lugar “adecuado e higiénico que designe la empresa”, la ley no especifica las características con las que debe de cumplir este lugar. Es entonces posible que la heroína, al abrir el refrigerador de la oficina buscando la leche que se sacó para darle de comer a su bebé cuando esté de vuelta en casa, no la encuentre pues a uno de sus compañeros le dio asco (¡!) y se le ocurrió tirarla (caso de la vida real). Si decide evitarse toda esta peripecia y volver a casa para amamantar al bebé, es posible que cada periodo de media hora con el que cuenta no sea suficiente  para caminar al metrobús, transbordar, llegar a casa, darle de comer y regresar (y hacer eso 2 veces).

Las buenas noticias para las heroínas de la Vía Láctea de todo el país, actuales y futuras, es que, como resultado de las modificaciones realizadas recientemente a la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia y a la Ley para la Protección de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes, a partir de abril de 2015, cualquier madre que considere que su derecho a la lactancia fue violado, ya sea en un centro de salud o en uno laboral podrá levantar una demanda y el culpable será legalmente penado. Eso nos dijo el Dr. Heladio Verver y Vargas, Exsecretario de Salud del Gobierno de Zacatecas y Exdiputado Federal.

Si algún empleador está pues leyendo esto, mi recomendación es que se ponga las pilas para asegurarse de que su negocio o empresa cuente, antes del 2015, con un lugar privado, limpio y ventilado, donde sus empleadas lactantes tengan un lavabo, una silla o sillón, una mesa y un refrigerador para almacenar la leche que se extraen: los llamados lactarios

Me siento agotada sólo de pensar en el esfuerzo enorme de estas heroínas. Por favor, en cuanto podamos, hagámosles la vida más ligera.

Yatziri Zepeda es economista, maestra en ciencias ambientales y socia fundadora de Proyecto AliMente

4 thoughts on “Amamantar y trabajar: las heroínas de la Vía Láctea

  1. En gran medida este artículo, muestra el panorama de las heroínas de la Vía Láctea. Son destacados los recursos con los que se ha estructurado. Gracias por compartirlo, por el interés en el tema y el objetivo de llegar a un perfil interesado.
    Dentro del mismo marco que habla de las 6 semanas posteriores al nacimiento del alumbramiento, recordemos también el impacto del post-parto o estado de puerperio en las madres , quienes son mujeres con índices hormonales diversos y cambiantes, en donde las sombras e incertidumbre rodean el panorama, entre otros temas.
    ¿De qué forma se integran a sus actividades laborales rutinarias sin plasmar los tonos propios de la naturaleza femenina puérpera en sus deberes remunerados económicamente? Esforzándose por un desempeño competente, a costa incluso de su salud.

    Podríamos imaginar si al obtener los 7 meses de incapacidad por maternidad en nuestro país , el Generar creativamente los espacios apropiados para escuchar, acompañar procesos vitales como: el puerperio (considerado aprox. del nacimiento a los 2 años de vida según Laura Gutman), la consolidación de lactancia, la separación del infante, la integración al cuidado infantil/guardería/instituciones escolares, el destete respetuoso o los siguientes embarazos.
    Con tan solo 6 semanas después del Nacimiento, al integrarse a la vida laboral, ¿en dónde encontramos más de estas heroínas? quizás: ¿se vuelven aisladas?, ¿masculinizadas?, ¿dudosas de maternar?, quienes a veces viven silencios, emociones, preguntas que continúan y aumentan su escala con el crecimiento de sus hijos quienes requieren guías como padres.
    Atte. Marcela Fernández D.

  2. En Puerto Rico por ley sólo dan 8 semanas. Es horrible, apenas y tiempo para recuperarte y empezar a acostumbrarte al rol de ser madre y amamantar. Obviamente fueron hombres quienes hicieron estas leyes ! Ojalá se pueda cambiar y dar por lo menos 4-6 meses. Y que tambien aplique a los papás.

  3. hermoso ver q se puede progresar gracias al empeño de las mujeres en cambiar nuestra forma de crianza, es triste vivir en carne propia que como estudiante del área de la salud aquí en México todas las “recomendaciones” que brindas sean nulas para ti, yo di a luz a la mitad de mi internado y solo tuve de licencia 15 días porque estaba en un hospital privado y las autoridades correspondientes en la universidad se negaron a brindarme apoyo. Ojala un día cambie esto.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s